Impresoras 3D con madera o cemento.

 

Las impresoras 3D utilizan habitualmente plástico, el más común de ellos es el de tipo ABS, para hacer realidad los modelos virtuales que les llegan. Es un material que está dando buen rendimiento, aunque una de sus desventajas es su elevado precio. Un kilo se puede comprar a través de diferentes portales web por 30 y 60 dólares (entre 23 y 46 euros).

El proceso de producción del plástico ABS, y también del PLA, la otra alternativa mayoritaria para la impresión 3D, es caro. De ahí que  la venta final al consumidor tenga un precio alto. La búsqueda de materiales alternativos para alimentar a las máquinas se hace necesaria, sobre todo teniendo en cuenta la popularidad que está ganando el moldeado en tres dimensiones.

La tecnología se conoce desde hace décadas, aunque ha sido el reciente abaratamiento de las máquinas el que ha hecho posible su difusión a un público más amplio, más allá del sector industrial. En estos momentos es un área en pleno crecimiento. El año 2012 el mercado global de la impresión 3D alcanzó un 2.200 millones de dólares (1.705 millones de euros), un incremento del 28,6% respecto al ejercicio anterior, según los datos de la consultora Wohlers Associates. Esta misma firma espera que para 2019 se llegue a un volumen de 6.500 millones de dólares (5.037 millones de euros).

Siendo consciente de esta tendencia, y de la necesidad de nuevos materiales, la empresa californiana Emerging Objects ha explorado  la conversión de hormigón o madera en filamentos que puedan ser utilizados por una impresora 3D. El resultado de sus investigaciones ha sido la síntesis de seis compuestos basados en materiales diferentes. Algunos de ellos aún están en fase de experimentación, pero de otros ya se ha comprobado su eficacia.

En la web de  Emerging Objects se pueden ver piezas de decoración impresas con madera, un perchero basado en nailon o un banco construido con cemento. La compañía ha logrado sintetizar estos compuestos mezclando los materiales que se buscaban con una sustancia líquida, que convierte el resultado en un filamento apto para las impresoras 3D. Cualquier máquina puede utilizarlos.

Impresión 3D y reciclaje.

El compuesto basado en madera está destinado a servir para la impresión de muebles o pequeños objetos de decoración, mientras que el de cemento se orienta a la arquitectura. Según la compañía californiana las estructuras resultantes son más fuertes que el hormigón normal.

También han creado compuestos de nailon y de materiales acrílicos. Aunque quizá los más sorprendentes son los que están basados en sal, que se seca rápidamente y se puede procesar a posteriori para aumentar su dureza, y en papel. Este último, en fase de experimentación todavía, procede del reciclaje de periódicos. No es el único material, también  se reciclan distintos tipos de madera para dar lugar al sucedáneo correspondiente.

La voluntad de utilizar residuos para crear el filamento para impresoras se une a la posibilidad de reciclar los objetos, una vez moldeados. Cada material se puede volver a convertir en masa para volver a esculpir de nuevo en tres dimensiones. Este proceso también se puede dar con los plásticos ABS y PLA. De hecho, se están construyendo máquinas capaces de convertir  envases de alimentos y otros residuos caseros en materia prima para las impresoras 3D.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir a la barra de herramientas