La joyería mediante impresión 3D permite márgenes de hasta el 40% 

La joyería mediante impresión 3D permite márgenes de hasta el 40% - impresoras 3D

La joyería mediante impresión 3D permite márgenes de hasta el 40%

Los hermanos Lavorato, que fundaron en 2014 en Toronto (Canadá)  la firma de joyería Daniel Christian Tang, afirman que están logrando un margen de ganancias del 40% gracias a la utilización de la impresión 3D para la materialización de sus diseños.

Según Bloomberg, cuando Mario Christian Lavorato y su hermano comenzaron a hacer joyas en la Universidad, rápidamente se dieron cuenta de que este sector tenía un pie estancado en la Edad Media. Se diseñaban cuentas y dijes en arcilla para luego moldear los productos terminados a mano. Los compañeros que conocieron en las ferias comerciales usaban sopletes para fabricar meticulosamente cada pieza durante semanas.

Este trabajo es un factor importante en los delgados márgenes de ganancias (de alrededor de 4.6 por ciento) de las típicas joyerías de Estados Unidos, según la firma de investigación IBISWorld. Los ‘Tiffanys’ del mundo tienen márgenes de alrededor del 20 por ciento. Pero Lavorato, de 32 años, estudió arquitectura y sabía usar impresoras 3D. Su empresa fundada hace tres años, Daniel Christian Tang, con sede en Toronto, asegura que tiene un margen de ganancias del 40 por ciento, aunque Lavorato no reveló los ingresos.

La joyería impresa en 3D ha sido una curiosidad costosa en los últimos años; ahora se está volviendo más barata, rápida y precisa. En lugar de usar impresoras 3D sólo para modelos de cera, la compañía de Lavorato es parte de una nueva generación de startups que emplea las impresoras para hacer los productos finales.

Lavorato dice que Daniel Christian Tang puede tomar hasta 100 horas para diseñar un collar, una pulsera o un pendiente con software de imágenes 3D. Pero una vez diseñado, tarda menos de una hora en imprimir una copia o unas pocas horas más para modificar un diseño y adaptarlo al gusto específico de un cliente.

“Entonces se convierte en una cuestión de cuántas impresoras pueden caber en una sala”, dice Lavorato. Las piezas de la compañía van desde un brazalete de oro de 16 mil dólares hasta un anillo de platino y plata de 100 dólares, y la mayoría de los artículos más baratos están disponibles a través de las tiendas Lord & Taylor y Saks Fifth Avenue.

La asequibilidad es gran parte del argumento de ventas, pero la construcción en capas del proceso de impresión también es atractiva, dice Chantal Marois, una ingeniera de Portland. En una tienda llamada SaySay Boutique pagó unos 40 dólares por un collar de plástico negro que parece una abstracción de flores, un intrincado tejido 3D de cuerdas. “Tenía una forma inusual”, dice. “Habría sido muy difícil producir el collar con otro método”. La propietaria de SaySay, Sarah Utrup, dice que ha vendido la mayor parte de sus existencias en 3D.

La facilidad de personalización también ha impulsado el negocio. En Dublín, el joyero Love & Robots permite a compradores introducir una fecha y un lugar, luego utiliza datos históricos de la velocidad del viento para personalizar los diseños de sus aretes inspirados en el viento. En AmericanPearl.com, una vez que los compradores eligen el color y tamaño de la perla, pueden personalizar la longitud del collar y el metal usado en un diseño. “Hoy realizamos una enorme cantidad de trabajo personalizado usando impresión 3D”, dice Eddie Bakhash, quien dirige la plataforma en línea de American Pearl. “Los costos de fabricación de nuestras piezas se reducen probablemente en un 75 por ciento”.

Los procesos de impresión no son perfectos, tienden a dejar detrás polvo de oro y los residuos pueden sumar pérdidas. Además, hay una curva de aprendizaje. “La mayoría de los joyeros no tienen esas habilidades, y se necesita mucho esfuerzo para aprender CAD (diseño asistido por ordenador)”, dice Terry Wohlers, presidente de Wohlers Asociados investigadores. “Con el tiempo, a medida que los jóvenes asuman el control de los negocios de sus padres, eso puede impulsar el mercado más rápido”.

Los márgenes de ganancias más grandes también pueden llevar a más joyeros a la impresión 3D, especialmente a medida que la tecnología continúa mejorando. “Ahora se necesitan entre 30 y 45 minutos para imprimir un brazalete”, dice Lavorato. “Dentro de un año o dos, llegará a varios minutos. Eventualmente, podrás imprimir al instante”. Los márgenes también se dispararán.

Origen: La joyería mediante impresión 3D permite márgenes de hasta el 40%

Página 1 de 11
Ir a la barra de herramientas